Arroz integral

Encuentra tu receta de arroz integral

Arroz integral con leche

Arroz integral con leche

Uno de mis postres favoritos es el arroz con leche. Y si te paras a pensarlo, es la cosa más tonta del mundo, pues es arroz cocido, en vez de con agua, con leche infusionada en canela y cítricos. Pero tiene un sabor que me encanta.

Y ahora que me he pasado al arroz integral, he querido hacer la versión dulce con este arroz más complejo.

Yo he encontrado un arroz integral que se cuece en unos 20 minutos aproximadamente, como el blanco. Pero siempre me gusta dejarlo unos minutos más para que se ablande más, y quede como a mi me gusta: suave y crujiente al mismo tiempo.

También suelo hacer galletas de avena, y cojo las recetas de la web galletasdeavena.es, que me gusta mucho.
Los dos son postres muy saludables que hago de vez en cuando, tampoco hay que pasarse.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 palos de canela
  • 150 ml de nata líquida para montar
  • la cáscara de 1 limón
  • 1 litro de leche entera
  • 150 gr de azúcar
  • 200 gr de arroz integral
  • Canela en polvo para decorar

Cómo se hace la receta:

  1. Mezcla la leche y la nata en una cazuela amplia. Ponlo a calentar a fuego alto, y cuando rompa a hervir, agrega los palos de canela, la cáscara de limón, el azúcar y el arroz. Ten cuidado y estate pendiente, pues al llegar a ebullición, la leche se puede salir de la cazuela. Tienes que bajar la temperatura rápidamente o retirarlo del fuego durante unos segundos.
  2. Baja la temperatura para que se pueda cocer a fuego lento durante unos 40 minutos, revolviendo de vez en cuando para que no se pegue. No importa que la consistencia sea demasiado líquida, pues se espesará una vez que enfríe. De hecho, puedes añadir más o menos leche según prefieras la consistencia, hay quién le gusta más espeso, y a quién le gusta más líquido.
  3. Una vez el arroz tenga una textura tierna pero firme, apaga el fuego y retira los palos de canela y la cascara de limón. Ten en cuenta que el arroz integral tiene de por si una textura más crujiente y dura que el arroz blanco, pero eso forma parte de su encanto. Puedes dividirlo en boles individuales para servirlos mejor.
  4. En cuanto deje de desprender calor, mételo en el frigorífico para que enfríe y se asiente la consistencia.
  5. Justo antes de servir, espolvoreamos con la canela en polvo por encima.

Notas.

También puedes añadir una cucharadita de extracto de vainilla a la leche.